lunes, julio 22, 2024

COHETE STARSHIP EXPLOTA TRAS LANZAMIENTO

El gigantesco sistema de cohetes de espacio profundo de SpaceX, Starship, despegó de manera segura este sábado por la mañana, pero terminó prematuramente con una explosión y una pérdida de señal.

El propulsor Super Heavy y la nave espacial Starship se separaron con éxito después del despegue, mientras la Starship encendía sus motores y se alejaba. Ese proceso terminó destruyendo el propulsor Super Heavy, que estalló en una bola de llamas sobre el golfo de México. Pero la nave espacial Starship pudo continuar brevemente su viaje.

El sistema Starship logró volar mucho más lejos que el primer intento en abril. El cohete y la nave espacial despegaron de la plataforma de lanzamiento a las 8 a.m. ET, y el propulsor Super Heavy encendió sus 33 motores. Incluso durante las pruebas en tierra, SpaceX ha tenido dificultades para lograr que todos esos motores, agrupados en la base del cohete, se enciendan al mismo tiempo.

La etapa superior de Starship comenzó su viaje el sábado por la mañana atada a la parte superior de la primera etapa Super Heavy, un cohete de 232 pies de altura (70,7 metros de altura) equipado con 33 enormes motores. Aproximadamente dos minutos y medio después de cobrar vida y saltar de la plataforma de lanzamiento, el propulsor Super Heavy gastó la mayor parte de su combustible, y la nave espacial Starship encendió sus propios motores y se separó.

La nave espacial Starship utilizó sus propios seis motores para continuar impulsándose a velocidades más rápidas. SpaceX tenía como objetivo enviar la nave espacial a velocidades cercanas a la orbital, normalmente alrededor de 17.500 millas por hora (28.000 kilómetros por hora). La nave espacial ascendió a una altitud de aproximadamente 150 kilómetros (93 millas) sobre la superficie de la Tierra, alcanzando el borde del espacio.

El gobierno de Estados Unidos considera que 80 kilómetros (50 millas) sobre la superficie de la Tierra son el borde del espacio exterior. A nivel internacional, la línea Kármán, situada a 100 kilómetros (62 millas) sobre el nivel del mar, se utiliza a menudo para marcar el límite entre nuestro planeta y el espacio, pero hay muchas zonas grises.

El equipo de SpaceX esperó la adquisición de la señal de la nave espacial, pero durante la transmisión en vivo compartió que la «segunda etapa se perdió».

«El sistema automatizado de terminación de vuelo en la segunda etapa parece haberse activado muy tarde en el incendio cuando nos dirigíamos hacia el Golfo de México», dijo el ingeniero aeroespacial John Insprucker.

El sistema de terminación de vuelo es esencialmente una función de autodestrucción que SpaceX activó para evitar que Starship se desvíe de su curso.

«El propulsor experimentó un rápido desmontaje no programado poco después de la separación mientras los motores de Starship funcionaban durante varios minutos en su camino al espacio», compartió SpaceX en X, anteriormente conocido como Twitter. «Con una prueba como esta, el éxito proviene de lo que aprendemos, y la prueba de hoy nos ayudará a mejorar la confiabilidad de Starship mientras SpaceX busca hacer que la vida sea multiplanetaria».

La Administración Federal de Aviación (FAA), que autorizó el vuelo de prueba del Starship de este sábado, acaba de emitir un comunicado después del vuelo de prueba.

«Se produjo un percance durante el lanzamiento de SpaceX Starship OFT-2 desde Boca Chica, Texas, el sábado 18 de noviembre. La anomalía resultó en la pérdida del vehículo. No se han reportado heridos ni daños a la propiedad pública», según un portavoz de la FAA.

La agencia llevará a cabo una investigación del percance para determinar la causa raíz de la pérdida de Starship, lo cual constituye un procedimiento estándar.

«El regreso al vuelo del vehículo Starship Super Heavy se basa en que la FAA determine que cualquier sistema, proceso o procedimiento relacionado con el percance no afecta la seguridad pública», según la FAA.

La FAA tardó más de cuatro meses en completar la última investigación del percance después del vuelo de prueba de Starship en abril.

Los objetivos de Starship

La NASA está invirtiendo hasta US$ 4 mil millones en el sistema de cohetes con el objetivo de utilizar la cápsula Starship para transportar astronautas a la superficie lunar para su misión Artemis III, actualmente programada para despegar en 2025.

El objetivo de la campaña es llevar a los humanos a la Luna por primera vez en cinco décadas, y la finalización exitosa de este vuelo de prueba habría acercado a la agencia espacial estadounidense y a SpaceX un paso más hacia ese objetivo.

«Felicitaciones a los equipos que progresaron en la prueba de vuelo de hoy», compartió el administrador de la NASA, Bill Nelson, en X. «El vuelo espacial es una aventura audaz que exige un espíritu de superación y una innovación audaz. La prueba de hoy es una oportunidad para aprender y luego volar de nuevo. Juntos @NASA y @SpaceX volverán a llevar a la humanidad a la Luna, a Marte y más allá».

«Cada prueba representa un paso más hacia llevar a la primera mujer a la Luna con el sistema de aterrizaje humano #Artemis III Starship. Esperamos ver qué se puede aprender de esta prueba que nos acerque al siguiente hito», compartió Jim Free, administrador asociado de la NASA para el desarrollo de sistemas de exploración, en X.

El fracaso podría significar retrasos significativos para el desarrollo de Starship y las misiones clave alineadas en su manifiesto, en particular la misión Artemis III de la NASA. La agencia espacial estadounidense eligió a Starship en 2021 para que sirviera como módulo de aterrizaje lunar para esa misión.

Proceso de «puesta en escena en caliente»

No estuvo claro de inmediato cuál fue la causa fundamental de la falla del cohete Starship de este sábado.

Pero la explosión del propulsor se produjo después de una fase llamada «puesta en escena en caliente» que SpaceX intentó por primera vez este sábado.

El método se utilizó para separar la nave espacial Starship y el cohete Super Heavy después del despegue, cuando el Super Heavy ha quemado la mayor parte de su combustible y está listo para separarse.

Casi todos los cohetes pasan por un proceso durante el lanzamiento llamado «separación de etapas», en el que el propulsor del cohete más inferior diverge del resto del cohete o nave espacial.

Cuando SpaceX lanza su cohete Falcon 9, su caballito de batalla, por ejemplo, el propulsor de la primera etapa, o la parte más inferior del cohete, se separa de la parte superior del cohete en menos de tres minutos de vuelo. El Falcon 9 lo hace utilizando empujadores neumáticos alojados dentro de la etapa intermedia del cohete, o banda negra alrededor del centro.

En cambio, la nave espacial Starship encendió sus propios seis motores para alejarse del propulsor Super Heavy, por lo que se trata esencialmente de una separación por un traumatismo contundente.

Esto marcó un momento crucial para SpaceX, ya que se esperaba que la puesta en escena en caliente fuera «la parte más riesgosa del vuelo», dijo en octubre el director ejecutivo de SpaceX, Elon Musk.

SpaceX ya había dicho que consideraría la misión un éxito si Starship superaba la etapa de preparación.

Pero después de una intensa puesta en escena, el propulsor Super Heavy comenzó a caer fuera de control y explotó sobre el golfo de México momentos después. SpaceX esperaba reavivar los motores del Super Heavy y guiarlo hacia un aterrizaje controlado.

«Sabíamos que la puesta en escena iba a ser increíblemente dinámica», dijo Kate Tice, gerente senior de Ingeniería de Sistemas de Calidad de SpaceX, durante la transmisión en vivo. Sabíamos que existía la posibilidad de que el propulsor no sobreviviera, pero tomaremos esos datos y descubriremos cómo podemos mejorar el propulsor para la próxima etapa caliente».

Aproximadamente ocho minutos después del despegue, se pudieron escuchar vítores resonando en todo el control de la misión mientras el Starship se acercaba al final de su motor, poniéndolo en camino hacia la órbita de la Tierra. Pero nueve minutos después del lanzamiento, SpaceX dejó en claro que había perdido la señal de video con Starship.

Y aproximadamente a los 11,5 minutos de vuelo, la compañía confirmó que había perdido datos, lo que indicaba que Starship no estaba volando según lo planeado. Luego, se activó el sistema de terminación de vuelo de la nave espacial para evitar que se desviara de su curso, lo que puso fin anticipadamente al vuelo de prueba.

Si todo hubiera ido según lo planeado, Starship habría seguido acelerando hacia el espacio. Luego, se programó que la nave espacial Starship completara casi una vuelta completa a la Tierra, con el objetivo de aterrizar en el océano Pacífico, cerca de Hawaii.

La destrucción del vehículo poco después del despegue recordó el primer intento de lanzamiento del Starship en abril. Durante ese vuelo de prueba, varios de los motores del Super Heavy se apagaron inesperadamente y el cohete comenzó a girar fuera de control pocos minutos después del despegue. SpaceX se vio obligado a activar la función de autodestrucción del sistema, haciendo estallar ambas etapas sobre el Golfo de México.

SpaceX tardó varios meses en recuperarse del percance de abril. La empresa se vio obligada a reconstruir su lugar de lanzamiento, que había sido destrozado por la fuerza del cohete que impulsaba sus motores. La compañía también implementó mejoras tanto en la nave espacial Starship como en el propulsor Super Heavy.

SpaceX suele sufrir grandes contratiempos en las primeras etapas del desarrollo de un cohete. La compañía ha sostenido durante mucho tiempo que puede aprender cómo construir un mejor cohete de manera más rápida y económica al volar (y ocasionalmente hacer explotar) los primeros prototipos en lugar de depender únicamente de pruebas en tierra y modelos por computadora.

Después del explosivo primer vuelo de prueba de abril, SpaceX señaló que «el éxito proviene de lo que aprendemos, y aprendimos muchísimo».

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img

Ultimas noticias