lunes, julio 22, 2024

TORMENTAS SOLARES DE MAYO TAMBIÉN AFECTARON A MARTE

El rover Curiosity de la NASA en Marte capturó imágenes en blanco y negro de rayas y motas en una de sus cámaras de navegación justo cuando partículas de una tormenta solar llegaron a la superficie marciana. Estos efectos son causados por partículas energéticas que impactan en el detector de imágenes de la cámara.

Esta tormenta solar proporcionó más detalles sobre la radiación a la que podrían estar expuestos los futuros astronautas en el Planeta Rojo.

Los científicos habían estado esperando con anticipación las grandes tormentas solares desde que el Sol entró en un período de máxima actividad este año, conocido como máximo solar.

En el último mes, los rovers y orbitadores marcianos de la NASA han proporcionado a los investigadores una vista de primera fila de una serie de llamaradas solares y eyecciones de masa coronal que han alcanzado Marte, en algunos casos incluso causando auroras marcianas.

El evento más grande ocurrió el 20 de mayo con una llamarada solar posteriormente estimada como una clase X12.

Las llamaradas solares de clase X son las más fuertes entre varios tipos. La llamarada emitió rayos X y rayos gamma hacia el Planeta Rojo, mientras que una posterior eyección de masa coronal lanzó partículas cargadas.

Los rayos X y los rayos gamma de la llamarada llegaron primero, a la velocidad de la luz, mientras que las partículas cargadas llegaron minutos después, alcanzando Marte en cuestión de minutos.

Los especialistas de la NASA rastrearon de cerca esta actividad climática espacial y advirtieron sobre la posible llegada de partículas cargadas tras la eyección de masa coronal.

Si los astronautas hubieran estado junto al rover Curiosity en ese momento, habrían recibido una dosis de radiación de 8.100 micrograys, equivalente a 30 radiografías de tórax.

Aunque no es mortal, fue el mayor aumento medido por el Detector de Evaluación de Radiación (RAD, por sus siglas en inglés) del Curiosity desde que aterrizó en Marte hace 12 años.

El rover Odyssey de la NASA también experimentó efectos de una tormenta solar. En 2003, las partículas solares de una llamarada solar dañaron el detector de radiación de este rover.

Por su parte, el orbitador MAVEN de la NASA capturó auroras brillantes sobre Marte debido a la actividad solar. En Marte, las auroras ocurren de manera diferente a las de la Tierra debido a la falta de un campo magnético interno en el Planeta Rojo. Cuando las partículas cargadas impactan en la atmósfera marciana, se generan auroras que envuelven todo el planeta.

Los datos recopilados por los instrumentos del rover Curiosity y el orbitador MAVEN ayudarán a los científicos a planificar la exposición a la radiación que podrían enfrentar los astronautas en futuras misiones a Marte.

Con información de NTN24.

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img

Ultimas noticias