lunes, junio 17, 2024

EL PAPA VS CONSERVADORES: SUGIERE BENDECIR UNIONES DE PAREJAS DEL MISMO SEXO

El papa Francisco sugirió por primera vez que las personas en uniones del mismo sexo podrían ser bendecidas por sacerdotes católicos “caso por caso”, y que, aunque es una posibilidad remota, la ordenación de mujeres al sacerdocio debería estudiarse.

El papa hizo la sugerencia en una carta a sus críticos más duros dentro de las filas católicas escrita en respuesta a cinco cardenales conservadores que retomaron su carta del 10 de julio con una serie de preguntas formales, llamadas «dubia» (en latín, «duda»), que es una solicitud oficial de respuesta de Sí o No por parte de un pontífice en ejercicio con respecto a su gestión de la Iglesia.

Los cardenales Walter Brandmuller, Raymond Leo Burke, Juan Sandoval Íñiguez, Robert Sarah y Joseph Zen Ze-kiun, enviaron la carta al papa Francisco el 10 de julio y recibieron una respuesta al día siguiente. La respuesta, sin embargo, no estuvo acorde con el protocolo, en el que se pide al papa que responda Sí o No a las preguntas o dudas. La carta se centró en el próximo Sínodo, una reunión de obispos católicos que actúan como consejo asesor del pontífice, del 4 al 29 de octubre y en el impacto que podría tener en las enseñanzas de la Iglesia, así como en preguntas sobre la intención del papa de bendecir el uniones de personas del mismo sexo, y si tiene la intención de abrir la puerta a las mujeres sacerdotes a través de la ordenación.

Insatisfechos con la respuesta del papa, según una publicación en el blog del cardenal estadounidense Raymond Burke, los cinco cardenales reformularon la carta “dubia” y la enviaron nuevamente el 21 de agosto.

El grupo de cardenales volvió a enviar la carta «dada la gravedad del asunto de la dubia» y para garantizar que el papa «no esté sujeto a confusión, error y desánimo», según la publicación de Burke.

Luego, el Vaticano publicó una carta en español fechada el 25 de septiembre firmada por el cardenal Víctor Manuel Fernández, nuevo jefe de doctrina del Vaticano desde julio de 2023, nombrado cardenal el 30 de septiembre, que incluía las respuestas de Francisco a las dubia, aunque no en el formato de Sí o No que solicitaron los cinco cardenales conservadores. Esa parte de la carta estaba firmada «Francisco».

Sobre la cuestión de las uniones homosexuales, el pontífice reiteró que la Iglesia sólo reconoce el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, pero abrió la puerta a las bendiciones de individuos en uniones entre personas del mismo sexo, según la carta.

“Cuando se pide una bendición, se expresa una petición de ayuda a Dios, una oración para poder vivir mejor, una confianza en un padre que puede ayudarnos a vivir mejor”, escribió el papa, añadiendo que un clero debe mostrar “la prudencia pastoral (para) discernir adecuadamente si existen formas de bendición, solicitadas por una o varias personas, que no transmitan una concepción errónea del matrimonio”.

La respuesta del papa parece contradecir su declaración de marzo, cuando dijo que la Iglesia no podía bendecir las uniones entre personas del mismo sexo porque “no podían bendecir el pecado”.

El último acontecimiento parece ser un guiño a una decisión tomada por la Iglesia alemana en marzo y llevada a cabo en agosto, en la que las uniones entre personas del mismo sexo recibieron una bendición católica por parte de varios sacerdotes en la ciudad de Colonia.

Sobre el tema de la ordenación de mujeres, el pontífice fue claro al sostener las palabras del difunto papa Juan Pablo II, quien dijo en 1994 que la Iglesia (católica) “no tenía autoridad” para ordenar mujeres, pero dijo que el tema necesitaba ser abordado. ser estudiado, no para cambiar la postura de la Iglesia per se, sino para educar a quienes dudan de ella, decía la carta.

“Si no se entiende y no se sacan las consecuencias prácticas de estas distinciones, será difícil aceptar que el sacerdocio esté reservado sólo a los hombres y no podremos reconocer los derechos de las mujeres ni la necesidad de que participen, de diversas maneras, en la dirección de la Iglesia”, añadió el papa.

Sobre la cuestión del impacto que la próxima reunión de obispos católicos puede tener en la enseñanza de la Iglesia, el papa Francisco fue más vago y escribió: “Tanto la jerarquía como todo el Pueblo de Dios, de diferentes maneras y en diferentes niveles, pueden hacer oír su voz y sentirse parte del camino de la Iglesia. En este sentido podemos decir que sí, la sinodalidad, como estilo y dinamismo, es una dimensión esencial de la vida de la Iglesia”.

También añadió que se intenta “sacralizar o imponer una determinada metodología sinodal que agrada a un grupo, transformándola en norma y camino obligatorio para todos, porque esto solo conduciría a ‘congelar’ el camino sinodal”.

El próximo Sínodo en Roma ha sido recibido con escepticismo por parte de los rincones conservadores de la Iglesia, quienes han expresado preocupación tanto de que las mujeres tengan voz como de que las enseñanzas de la Iglesia no se llevan a cabo por consenso, sino más bien por un dogma.

Con información de CNN en español.

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img

Ultimas noticias