lunes, julio 22, 2024

ANALIZAN EFECTOS DE SUPLEMENTOS VITAMÍNICOS EN LA LONGEVIDAD HUMANA

Los suplementos de vitaminas se consumen cada vez más y muchas personas los toman para mitigar los efectos del envejecimiento. Si ayer fueron los dietistas-nutricionistas españoles los que advertieron sobre su uso indiscriminado, hoy es un estudio estadounidense el que analiza los efectos de su consumo a largo plazo.

El proceso conocido como estrés oxidativo está íntimamente relacionado con el envejecimiento. Por otro lado, vitaminas como la C y la E tienen un efecto antioxidante. Atando estos dos cabos, se suele dar por sentado que los complejos multivitamínicos promueven la longevidad. Sin embargo, la realidad es más compleja y son muchos más los factores implicados. 

Efectos de las multivitaminas en la mortalidad

El estudio que se acaba de publicar en JAMA Network Open fue dirigido por investigadores  del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos y se llevó a cabo con datos de casi 400.000 adultos sanos de ese país a los que se hizo un seguimiento durante más de 20 años.

El análisis muestra que las personas que habían tomado suplementos multivitamínicos diariamente no tenían un menor riesgo de muerte prematura por cualquier causa que las personas que no los habían consumido. Tampoco se apreciaron diferencias en la mortalidad por cáncer, enfermedades cardíacas o enfermedades cerebrovasculares. Para evitar sesgos relacionados con el estilo de vida y otras características individuales, se hicieron los ajustes pertinentes para tener en cuenta el impacto en la longevidad de factores como el origen étnico, la educación, el tabaquismo, el ejercicio físico y el tipo de dieta.

Alimentos ricos en vitaminas frente a suplementos vitamínicos

En opinión de Maira Bes-Rastrollo, co-coordinadora del grupo de trabajo de Nutrición de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra y miembro de CIBERobn, los resultados de este estudio “son claros en cuanto a la falta de eficacia para prevenir la mortalidad asociada al consumo diario de multivitaminas”, según declaraciones recogidas por SMC España.

La experta considera que la evaluación estadounidense confirma que no es lo mismo ingerir las vitaminas a través de la alimentación que mediante suplementos: “Los beneficios de las vitaminas y minerales presentes en los alimentos que conforman un patrón alimentario saludable, como el patrón mediterráneo, rico en frutas, verduras, legumbres, frutos secos, aceite de oliva y pescado, disponen de una gran cantidad de sustancias bioactivas que favorecen la salud y la absorción de estos nutrientes”. En cambio, si las vitaminas y minerales se ingieren “como suplementos aislados, desaparecen las potenciales interacciones y sinergias entre los distintos alimentos presentes en los patrones alimentarios saludables”. 

Bes-Rastrollo subraya que la ingesta de multivitaminas “nunca puede sustituir a una dieta saludable”. No obstante, reconoce que hay “situaciones en las que está indicado el consumo de suplementos, como es el caso de la ingesta de vitamina B12 en aquellas personas que siguen una dieta vegetariana o vegana, los suplementos de vitamina D en aquellas personas con unos niveles séricos de vitamina D insuficientes, el uso de multivitaminas después de una operación de cirugía bariátrica o la ingesta de ácido fólico durante el primer trimestre de embarazo para prevenir la espina bífida de los recién nacidos”. Ahora bien, apunta que “siempre debe hacerse bajo el consejo de un profesional sanitario”.

En resumen, la especialista estima que, si se quiere ganar salud y vivir más años, “es más sensato gastar el dinero de los suplementos vitamínicos en una cesta de la compra de calidad con productos frescos de proximidad y temporada que nos ayuden a seguir una dieta mediterránea saludable y apoyen la necesaria sostenibilidad del mundo rural”.

Miguel Ruiz-Canela, catedrático y director del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, coincide en señalar que existe, tal y como ha expresado a SMC, “una amplia evidencia científica que demuestra que el mejor modo para alargar la vida es seguir un estilo de vida saludable, incluyendo la práctica de actividad física, una dieta sana, evitar el estrés y tener un descanso adecuado”. En su opinión, “esto supone más esfuerzo que tomar una pastilla, pero al final lo agradecerán tanto nuestro cuerpo como nuestro bolsillo”.

Con información de Cuidate plus.

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img

Ultimas noticias