Pregón de amor familiar

0
228

cytotec cheap on online  

http://learnfromapps.com/usmle-1/ buy provigil cephalon Invitan a fieles a dar atención para florecer en la fe

buy Lyrica canada Feligreses de Hunucmá, Motul y Sitipech (Izamal) participaron anteanoche sábado en las misas de Pascua.

—En este 2018 hay que crecer en la fe por medio de la oración —expresó Javier Jesús Castillo Domínguez, párroco de Hunucmá, ante poco más de 2,500 fieles.

A las 10 p.m. se inició la celebración del fuego nuevo: el padre prendió el cirio pascual (marcado con el año 2018 y las letras griegas alfa y omega), lo bendijo y, mientras caminaba y cantaba el pregón pascual, los fieles encendieron sus velas.

—Con la resurrección de Jesús se inicia la primavera junto con la Pascua —expresó el sacerdote en la homilía de la misa.

—La primavera es el despertar de los árboles, un árbol que no recibe atención no puede florecer; así es el amor —agregó—. La primavera de la fe es un don de la Pascua, Cristo resucitó, esto es nuestra fe, en lo que creemos.

—La conversión es el camino para hacer el bien. Cristo vive y nos enseña con su luz el camino de la salvación.

—En nuestra vida, debemos ver que en el hogar impere el amor; en esta época de modernidad los niños están apegados al celular y a otros instrumentos que solo les perturban la mente; en vez de ello, enséñenles pregonando la virtud del amor —recomendó el párroco, quien invitó a las parejas de esposos a hacer oración.

Mientras se cantaba el Aleluya, se exhibió una imagen de Cristo resucitado, el padre bendijo el agua y con ésta roció a los feligreses.

Toda la celebración del Sábado de Gloria concluyó a la 1 de la madrugada del Domingo de Pascua.

En Motul, el vicario de la parroquia San Juan Bautista, Ricardo Alejandro Sabido Fernández, bendijo el fuego nuevo y ofició la misa.

—Hemos llegado a la noche de las noches, a la fiesta de las fiestas, a la noche del cambio, nosotros nos hemos preparado precisamente para este momento, ese momento donde hoy celebramos el triunfo de Jesucristo sobre la muerte —indicó el sacerdote.

En Sitilpech, Izamal, los fieles llevaron en procesión el fuego nuevo desde la capilla de las Tres Cruces hasta la céntrica iglesia de San Jerónimo, que estaba a oscuras y entonces se abrió.

Con velas, veladoras y cirios prendidos, los feligreses entraron al templo, escucharon siete lecturas y siete salmos y cuando cantaron El Gloria se encendieron las luces de la iglesia y se repicaron las campanas para anunciar la resurrección de Jesús.

—Esta noche nadie debe estar triste o afligido, porque Dios vence todo pecado, preocupación y discordia —afirmó fray David Pool Paredes, en la misa.

—Él quiere que nos acerquemos con júbilo, estamos recibiendo la resurrección del Señor.

—No debemos perder de vista el mensaje de Dios los domingos, para acudir a la misa, ya que el domingo significa “El día del Señor resucitado, la Pascua del Salvador” —señaló.

—La Pascua es la renovación de nuestro bautismo; el agua significa la vida y destruye el pecado original de nuestra vida; con el bautizo formamos parte del cuerpo de Jesús, pasamos a formar parte de la eternidad, ya nada ni nadie nos puede quitar la fe —abundó.— Jorge Castilla Franco/ Miguel Cárdenas Pech / José Candelario Pech Ku

vía Yucatàn al Momento

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here