El yucateco, aún con poca cultura de prevención ante el Covid

0
20


La crisis causada por el Pregabalin to buy uk Covid-19 en Yucatán ha sobrepasado el campo de la salud y ha impactado con fuerza la economía,  la educación y hasta las relaciones familiares y sociales, según advierten tres especialistas en un http://onewish4u.com/17391-prozac-uk.html foro de Grupo Megamedia.

La gravedad de la pandemia en el estado se refleja, entre otras cosas, en que hay días en que se registra un promedio de gelida dating agency 35 muertes por coronavirus, lo que significa un fallecimiento cada 40 minutos, indican.

Los expertos también hablan de los modelos de proyección matemática sobre el comportamiento del virus, como el de la find here curva Gompertz, pero también advierten que de poco sirven cuando no se toma en cuenta que lo más importante es la conducta humana. De esta manera, recalcan, más que el gobierno, el responsable de la salud personal es el propio ciudadano, lo que cada quien haga por su seguridad.

El foro

Ante las advertencias cada vez más insistentes de que el coronavirus causante de Covid-19 « llegó para quedarse», el peligro de un colapso en los sistemas de salud y económico, y la necesidad de una reactivación de la vida cotidiana, porque no se puede esperar hasta que haya una vacuna para hacerlo, Grupo Megamedia organizó y realizó el foro: «¿Cómo vivir con el Covid?»

Bajo la conducción de Regina Montañez, editora web del sitio yucatan.com.mx, el foro buscó explorar de qué manera se puede convivir con el virus para causar el menor impacto en tres sectores vitales del desarrollo: la salud, la economía y la educación.

Enlazados vía Zoom, los invitados participantes en el foro que abarcaron los rubros mencionados fueron: la doctora Rocío Cortés Campos, directora de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Uady; el doctor Manuel Baeza Bacab, médico especialista en Inmunología Clínica y Alergia, y el maestro  Gabriel Rodríguez Cedillo, especialista en Finanzas Públicas y académico de la Facultad de Economía de la Uady.

De las intervenciones de los especialistas destacan, entre otros, los siguientes diez puntos:

1.- La pandemia está en Yucatán en su punto más alto y la situación puede empeorar, si no se toman las medidas adecuadas en todos los sectores sociales.

2.- El yucateco tiene poca cultura de la prevención de la salud, lo que se refleja, por ejemplo, en el uso del cubrebocas, al que todavía hay cierto rechazo.

Foto de la Agencia El Universal que muestra a ciudadanos en la «nueva normalidad».

3.- El cubrebocas puede marcar la diferencia entre contagiarse o no del Covid-19, de tal manera que hay que trabajar muy fuerte en impulsar  su uso al salir de la casa para ir al trabajo, a la escuela o a cualquier sitio público.

4.- Se ha asociado el alto índice de mortalidad a padecimientos como la hipertensión, la obesidad y la diabetes, pero ha surgido un factor que está llamando la atención de los especialistas y que también podría ser clave: la carga viral que recibe la persona de alguien que sí esté contagiado.

Un médico realiza una prueba en Oxkutzcab. Foto de archivo.

5.- El regreso a clases de manera presencial sería altamente peligroso en estos momentos debido a que los niños y jóvenes, a quienes la enfermedad es muy posible que les afecte de una manera leve, podrían contagiar a los maestros y padres de familia, quienes son más vulnerables al virus.

Alumnos de una escuela particular participan de una clase durante el regreso de algunas escuelas en Brasil.
Foto de EFE

6.- El cuidado de la salud es una responsabilidad que recae, más que en los gobiernos, en las propias personas. No hay ecuaciones ni proyecciones estadísticas que valgan, porque la conducta humana y los hábitos personales son los que determinan la suerte de una persona ante un caso como este.

7.- La economía es como un sistema de cuatro motores, de los que solo uno está trabajando. Los otros tres tratan de encenderse, pero es muy complicado el panorama.

8.- Las familias y las empresas tienen que hacer una reingeniería para afrontar las nuevas realidades, porque la recuperación va a ser muy lenta y en algunos casos va a ser muy difícil la sobrevivencia.

9.- Hay marcada preocupación por el transporte público, porque puede ser una de las principales generadoras de los contagios debido a la falta de prevención de muchos usuarios.

Paraderos del transporte público de Mérida.
Foto de Valerio Caamal.

10.- Ante la falta de una vacuna o tratamiento efectivo, cada vez hay más personas que están recurriendo a soluciones que consideran milagrosas. Otros recurren a medicamentos que son para otro tipo de padecimientos, pero eso puede generar desabasto de esos fármacos, que al final afecte a niños , ancianos y otras persons que los requieran.

¿Cómo vivir con el Covid?

A continuación, las tres preguntas que se hicieron en el foro y sus correspondientes respuestas, en términos generales:

1) Ante la premisa de que tenemos que aprender a convivir con el virus mientras no haya una vacuna, ¿qué tenemos que hacer para que la situación sea llevadera y cuáles son los principales retos de vivir con el Covid?

Doctora Rocío Cortés:

Sin duda, esta es una situación histórica, inédita en el mundo contemporáneo, en el mundo de nuestros días, de esta generación de personas con vida, y digo esto de con vida porque invito a quienes tienen abuelitos a preguntarles si han conocido alguna situación como esta antes y les van a decir que no. Es una circunstancia equiparable a la Peste Negra del siglo XIV; me atrevo a pensar en ese sentido porque esto ha sido catastrófico.

¿Qué creo que tenemos que hacer?

  • a) En primer lugar, mentalizarnos, con la idea de que este virus pues aquí está y tenemos que aprender a vivir con él y a convivir con los demás en nuestro entorno, porque somos seres gregarios, sociables, y este virus, definitivamente, es sociable, porque es la manera en que  se contagia.
  • b) Hay que prepararnos física y sicológicamente. Por ahí  muchos amigos y conocidos decimos que todos hemos tenido Covid mental, por experimentar algún tipo de síntoma que pudiéramos relacionar con esta enfermedad.
  • c) Algo que creo que es fundamental hoy día es hacer los protocolos de manera real, operativa, para establecer las actividades paulatinamente de forma presencial…, primero las prioritarias, las más fundamentales, y posteriormente las que no lo son tan vitales.
  • d) Otro aspecto que creo fundamental es que hoy más que nunca hay que aprovechar las tecnologías de la información y de la comunicación y las redes sociales virtuales, para diferentes sectores, como por ejemplo el educativo y el cultural. Sin embargo, el sector  comercial está ocupando un lugar importantísimo, pues las personas aprovecharon también para adquirir productos de primera necesidad, y otros no necesariamente de primera necesidad, a partir de la utilización de estas tecnologías, por ejemplo el marketplace en Facebook, por decir alguno.
  • e) Por último, dos aspectos claves que ya está trabajando el gobierno, pero hay que trabajar más, que son la situación sanitaria y médica, desde luego, y el tema del transporte público, que es ahí una de las zonas más importantes y debilidades que tenemos en torno a la propagación de este virus.

Consulta también: La digitalización, palanca para el crecimiento empresarial

Doctor Baeza Bacab:

Lo cierto es que Covid es una enfermedad que llegó para quedarse, como el sarampión, la influenza, el rotavirus, para los cuales tenemos ya una vacuna…

O como el sida, el chikungunya, el zika, para los cuales todavía no tenemos ni vacuna ni tratamiento.

Tenemos que aprender a convivir con la enfermedad y con sus riesgos. Para hacer llevadera esta nueva normalidad, tenemos que reconocer primero que todos estamos en riesgo.

Sin embargo, la mayoría, un 85% de las personas que se infectan tendrán una enfermedad leve o serán asintomáticos, pero todos pueden contagiar, y el restante 15% es el que va a requerir hospitalización y son los que pueden saturar los servicios de salud. Por eso es tan importante reducir la tasa de transmisión de la infección. Pero sin vacuna y sin terapeutica efectiva, es un reto enorme.

Los yucatecos no tenemos cultura de la nuevas medidas de prevención; somos muy sociables y, por tanto, no hacemos mucho caso de la sana distancia y del cubrebocas. Por tanto, tenemos que trabajar muy fuerte para introducirlos en nuestro estilo de vida.

El reto principal es sobrevivir; todavía no queda claro si el desarrollo de enfermedad a niveles de gravedad y muerte solo está influenciado por los factores de riesgo como hipertensión, diabetes y obesidad. Está surgiendo como un factor muy importante la carga viral que recibe la persona sana de los enfermos con Covid 19.

Al parecer, este último es el factor determinante para desarrollar una forma grave de la enfermedad.

Maestro Rodríguez Cedillo:

Creo que el concepto de llevadero se pudo aplicar de una manera ligera en la primera etapa de todo el proceso de adaptación a este confinamiento. Ahora creo que la palabra se torna muy pesada, muy adversa, sobre todo a la hora de tomar decisiones, en función de las necesidades económicas.

Yo pienso que ya hay una fatiga social, en el comportamiento del agente económico. Frases como quédate en casa, como sana distancia, ya no están siendo efectivas; al contrario, ya se están convirtiendo en retos a superar, a evadir… ya se torna como un romper reglas.

Hay que ser muy acertivos a la hora de aplicar medidas para hacer llevadera esta situación. Es decir, el Estado debe ser un impulsor, debe cambiar la lógica de la información que se está difundiendo. En lugar de usar la palabra evita podemos decir se cuidadoso o sí puedes…., es decir empezar a crear conciencia social, normas sociales, y estas normas sociales son los primeros elementos de información para que los agentes económicos tomen decisiones.

Hay costos de transacción totalmente importantes. Hacerlos llevaderos es muy difícil en el ámbito económico. Esto se refiere a un resquebrajamiento en el que el comprador y el productor ya no están unidos.

Los productores tienen que hacer una reingeniería para poder llevar el producto al consumidor, y el consumidor tiene un costo de transacción, porque  a lo mejor el ingreso que normalmente tenía, ahora para ya no lo tiene por esta situación que vive el sistema económico.

Yo creo que los retos importantes provienen de los tres agentes:

a) Las familias. Hay que empezar a crear conciencias intrafamiliares, es decir las rutinas que se conviertan en hábitos o crear nuevos hábitos. Un ejemplo sería tener una planeación financiera para tomar las decisiones económicas, es un gran reto.

b) Las empresas. Además de ajustar sus procesos de producción a las jornadas de trabajo y a los límites impuestos por el gobierno, tienen que empezar a mejorar los procesos, a tecnificarlos más o a virtualizarlos más.

c) El gobierno. Pues también tiene un gran costo, prque la la información que está proveyendo no es la adecuada y ya se torna en una barrera para los agentes económicos, es decir ya no me llega, ya no siento qué significa,  no genera nada en mi, pues eso va a llevar para que tenga problemas o servicios que a lo mejor no pueda realizar ahora.

Por eso yo creo que el gobierno tiene que cambiar la lógica informativa, el efecto,  el sentido de la información, para que tenga un efecto y hacer más llevadera esta situación.

Lee también: Dramático desplome en varios sectores económicos de Yucatán por la pandemia

Y esto tiene una causa. Todos pensamos que el Covid iba a tardar tres meses y hablamos de inicio, de la punta y luego que ya estábamos bajando, pero vemos que esto se va alargando.

Y esta situación llevadera se ha vuelto más pesada porque el agente económico está teniendo un mundo de información que no puede procesar y ya no le permite decidir qué es bueno y qué es malo.

Reitero que el principal reto lo tiene el gobierno, para que sea acertivo, efectivo, entendiendo el nuevo contexto, que no es mismo del inicio del Covid. Podemos decir que ya estamos en una segunda temporada del Covid. Entonces yo creo que hay que cambiar la lógica de difusión de cómo prevenir y cómo cuidarnos.

2) ¿Estamos al borde del precipicio, de una crisis?

Doctor Baeza Bacab:

Yo creo que ya estamos en una crisis, ya sobrepasamos ese precipicio, y no solo en el sectur salud, sino también en el económico, en el educativo. Estamos ya en la crisis. Por ejemplo, el regreso a clases es un reto muy difícil, pues sabemos que la la mayoría de los niños y jóvenes pueden padecer una forma leve de la enfermedad, pero eso ponen en riesgo a los maestros y a los padres de familia o a los cuidadores.

En nuestro medio los abuelitos son los que llevan a los niños a la escuela, van por ellos y los cuidan cuando los padres están trabajando, de tal manera que el riesgo de un regreso a cases de manera presencial es muy fuerte y muy alto, que podría incluso empeorar esta pandemia.

Ahora, con respecto a la crisis de salud, también tenemos que aceptar y decir que realmente existe una crisis. Y hay una crisis porque hay un crecimiento acelarado de la enfermedad.

A Yucatán llegó el 3 de marzo el Covid. Han pasado desde eso cinco meses. Hace cuatro meses teníamos 6,000 casos, pero un mes después, ahora que han pasado cinco meses, tenemos más de 12,000 casos. Es decir, los casos se han duplicado, lo mismo que la mortalidad.

Y a pesar de que son 12 mil casos, esto solo representa el 0.5% de la población. O sea, que muy poco el grupo que se ha infectado. Y por otro lado, tenemos 1,462 muertes, o sea que fallece el 12 por ciento de los que se enferman, lo cual es un tasa de letalidad muy elevada.

Pero también hay que decir que hemos tenido días de 35 fallecimientos, y cuando hablamos de 35 lo oímos mucho, pero eso significa que cada 40 minutos ha fallecido una persona de Covid. Eso significa que estamos en una crisis grave.

Sin embargo, esta crisis puede empeorar. No hemos llegado al final. Estanos en pleno pico de la pandemia. Esto puede empeorar, si no se abordan con medidas preventivas todos los aspectos que tienen que ver con Covid-19. Uno lo de más importantes es la educación y la modificación de nuestros estilos de vida. Esto es definitivo.

Por ejemplo , hace unas semanas la mayor parte de la sociedad yucateca nunca había utilizado un cubrebocas, eso era algo exclusivo del grupo de salud, para los médicos. Sin embargo, al día de hoy si no tienes puesto un cubrebocas no puedes ir a la calle, no puedes entrar a un sitio público.

Cambió totalmente la perspectiva de las normas sociales, de la cultura y de la conducta de los yucatecos. De nunca haber usado un cubreboca, amaneció y nos dijeron «te tienes que poner uno» y eso lleva a que mucha gente lo haya rechazado y que no todo el mundo esté  cumpliendo con las normas, que se han prolongado cinco meses.

Tenemos que salir de la crisis, pero eso solo lo podremos hacer con la participación de todos.

Doctora Rocío Cortés:

Estamos en una crisis. Esta situción es inédita, como hemos dicho antes. Estamos operando sobre la marcha, improvisando, reinventándonos a nosotros mismos cada día y luchando con la brecha digital, generacional y socioeconómica.

Lo digo porque me toca ver todos los días estos sectores y es un verdadero reto que tenemos en este abanico con estudiantes, profesores, personal manual y administrativo. Es una realidad. Por eso diría que realmente estamos ante una crisis.

Sin embargo, me voy a ver muy reflexiva , pero yo creo que las crisis son oportunidades para nosotros. Yo sí creo en la dialéctica y creo que la oportunidad de movernos es salir de nuestra zona de confort.

Por ejemplo, nosotros en la Facultad de Ciencias Antropológicas, a pesar de las dificultades, logramos el 95% de calificaciones de toda nuestra matrícula y es que en marzo nos fuimos de las aulas y no regresamos. Pues en medio de todo esto lo logramos. Eso quiere decir que lo estamos logrando, porque nos estamos saliendo de los retos, estamos aprovechando las tecnologías, las redes sociales, las salas de conferencias como el Zoom, y en ese sentido, vale la pena señalar que esta es una crisis mundial que afecta a los países del Tercer Mundo, que afecta a América Latina y a nuestro país le está afectando gravemente.

Pero no podemos dejar de ver esta crisis también como oportunidades de reinventarnos, como se ha hecho con los hospitales temporales.

En ese sentido, yo creo que sí hay grandes retos, fundamentales. Pero yo no pensaría tanto en los gobiernos, sino en las personas.

Nos ponen esta curva Gompertz. Tenía la gran ambición de proyectar cómo sería el índice de contagios. Perdón… Pero no hay ecuación jamás que pueda proyectar cómo va a ser la conducta social de las personas. Son las personas y solo las personas las que deciden y habilitan cómo va a ser su conducta en este tipo de circunstancias.

Entonces, el cubrebocas, lavarte las manos, cambiarte los zapatitos, dejarlos en la entrada… eso lo hacen las personas.

El gobierno de Yucatán y los municipios han hecho todo lo que se ha podido y eso lo digo sinceramente, pero si las personas no lo introyectan en su vida cotidiana, pues qué tanto podemos hacer.

Curva de Gompertz o no Curva de Gompertz, son las personas y en ese sentido yo creo que es la gran tarea que tenemos.

Maestro Rodríguez Cedillo:

Siendo realista y más en la economía política, yo diría que esta crisis de salud se suma a una crisis económica permanente que estábamos teniendo desde hace más de 25 años. Entonces, definitivamente se ha profundizado la crisis en varios sectores. Había sectores que con trabajo habían tenido crecimiento, pues esta crisis viene a empujarlos hacia abajo.

Yo pienso que habrá algunos sectores que van a quedar demasiado débiles que, si no van a desaparecer, su aportación al PIB va a ser muy baja. Se puede reestructurar el PIB y esperoe que se reestructure.

El Inegi reportó un decrecimiento de más de 12% en el segundo trimestre. Algunos analistas dicen que estamos más abajo que el precipicio.

Hay que tener cuidado para interpretar esta lógica. Sin embargo, el sistema económico no se ha apagado del todo. Imaginemos que es sistema económico con cuatro motores, de los que solo funciona uno y los otros tres más o menos como que están haciendo una labor de encendido.

Estamos en una brecha muy baja del sistema económico. El proceso de recuperación va a ser muy lento. Eso es definitivo y contundente.

Lo que hay que pensar ahora es no tanto entrar en la guerra o en la fiesta de cifras, sino en tratar de identificar al menos cómo detener esta caída. Y al detener la caída, pues ya va a ser una gran ventaja.

Los agentes económicos tienen que empezar a tener esta lógica de preparación, de visión a mediano plazo.

La familia, que es una institución muy importante para que esto pueda funcionar, tiene que empezar a reconvertir todas sus decisiones económicas. Y reitero: el Estado no lo puede todo, pero es un gran impulsor para nuchos sectores de la sociedad.

3) En tono positivo, ¿cuáles son las recomendaciones para quienes temen volver a salir?

Doctora Rocío Cortés:

No me quiero ver muy filosófica ni muy dialéctica de nuevo, pero creo que es muy importante que aprovechemos todo este tiempo que hemos estado en cuarentena y encerrados. No podemos regresar a ser las mismas personas, sería imposible. Me parece en verdad que eso sería una total pérdida de tiempo. Tenemos que generar nuevos hábitos y nuevas conciencias en nuestra vida cotidiana. Creo que hay que reflexionar sobre nuestros hábitos de limpieza antes y después.

Tenemos que introyectar nuevos hábitos en nuestra vida cotidiana y ver más allá de nuestras fronteras, de México y del mundo, de Estados Unidos, que es nuestro primer referente. A lo mejor brincar al otro continente y a otro, y mirar  el uso de cubrebocas, las caretas y medidas higiénicas. Por ejemplo, yo pienso en el Oriente, en culturas como la japonesa y la china. Estas personas se han acostumbrado al uso de cubrebocas, al dejar los zapatos fuera de casa. La higiene entre ellos ya es algo cultural y, por supuesto, son cosas que ya tenemos que empezar a practicar y adecuar a nuestra vida cotidiana.

Países como Nueva Zelanda y Japón nos están dando cátedra en este tema y están logrando contener nuevos contagios, sobre todo a partir de medidas de higiene y de cambios en los hábitos de las personas. Es decir, no solo la parte médica sino también el aspecto social y cultural. Eso es fundamental.

Yo creo que sí hay que salir poco a poco por grupos, los que pueden hacerlo. Los vulnerables deben seguir en casa, son los que pueden enfermarse y morir, las personas mayores que continúen en casa.

Pero aquellos que estamos en una condición no tan vulnerable vamos a salir a continuar la vida, porque no podemos seguir encerrados, llevando estas medidas.

¿Qué me preocupa? El transporte público, las medidas higiénicas de las empresas y los espacios grandes y compartidos. Esos son los retos más importantes. Sobre todo espero que en las  personas recaiga la gran responsabilidad de control y contagio de esta pandemia. Reflexionemos y cambiemos nuestros hábitos, porque de otra manera no podemos con esta pandemia.

Maestro Rodríguez Cedillo:

Lo primero que haría es pregunar ¿Por qué salir? Si voy a trabajar, tiene que haber seguridad en la empresa donde trabajo, para todos los empleados tiene que haber un protocolo de seguridad. Las medidas de higiene, de salud, deben estar establecidas y bien definidas.

Si voy a salir al super. Entonces, qué es lo que tengo que tomar en cuenta para tener una protección? Y todo esto empieza desde casa.

Si quiero ir a la esquina o al parque a dar la vuelta, cuáles son las medidas; cuánto tiempo tengo que realizar este ejercicio y regresar a casa.

Coincido en que el hábito de la salud y la higiene los aprendemos desde el kinder, pero después de la primaria a lo mejor se va perdiendo. Entonces, ahora tenemos que hacer un reforzamiento importante y dentro del funcionamiento de la familia tenerlo como prioridad.

La higiene ya es un elemento prioritario para el funcionamiento y la salud  familiar; a partir de eso la gente ya va a empezar a establecer como norma social ls higiene y la seguridad en la salud y hasta la seguridad para entablar relaciones sociales.

Doctor Baeza Bacab:

Este es un tema muy importante, porque hay mucha gente en casa que tiene miedo de salir, es el síndrome de la cabaña. La gente tiene miedo de salir porque se puede infectar.

Pero si vamos a salir, hay tres cosas que hay que hacer: prevención, prevención y más prevención.

Esto es lo único que podemos hacer. Está claro para todos y espero que así sea, porque en este momento no tenemos un tratamiento efectivo ni una vacuna que prevenga la enfermedad. Sabemos que los trabajos de investigación están muy avanzados, pero la vacuna no estará disponible en el mundo hasta los primeros meses de 2021.

Esto ha llevado a las personas a buscar y creer en curaciones milagrosas tanto de productos inefectivos y y tóxicos como en medicamentos para otros fines, inclusive en las últimas semanas vacunas para otras enfermedades.

Para todo eso no hay evidencia científica y podría ocasionar un desabasto que afecte a niños y adultos que pueden requerir esos medicamentos y esas vacunas.

Tampoco hay la inmunidad de rebaño. Solo se ha infectado el 0.5% de la población y para ese grado de inmunidad requerimos que cuando menos se infecte el 60%.

Sin embargo, tenemos que reanudar nuestras actividades, laborales, educativas y de salud, las cuales seguramente no volverán a ser como eran antes; durante mucho tiempo y tal vez nunca vuelvan a ser iguales, pero en la medida de lo posible tenemos que regresar sin saturar los servicios de salud. Tenemos que recurrir a las medidas de prevención que se han recomendado desde el principio de la pandemia: resguardo de las personas en riesgo, lavado de manos, evitar el saludo corporal, estornudo de etiqueta y uso de cubrebocas. En este último punto quiero poner énfasis.

Nosotros los yucatecos no tenemos la cultura del cubrebocas; por tanto, tenemos que trabajar muy fuerte para introducirlos en nuestro estilo de vida.

Su empleo correcto es de suma importancia: debe cubrir boca y nariz; se debe colocar al salir de la casa y se debe retirar al regreso. Si es indispensable manipularlo en el intermedio, hay que lavarnos las manos después de hacerlo. En cuanto a los materiales de su elaboración, puede ser de cualquier tela, preferentemente de algodón y de varias capas.

Su empleo no solo reduce la probabilidad de infección sino también puede reducir la carga viral y con ello disminuir las posibilidades de desarrollar una enfermedad grave.

El cubre puede hacer la diferencia. Vamos a salir de casa, vamos a ir a trabajar, a la escuela, pero tenemos que cuidar siempre todas las medidas de salud y todos los protocolos que se instauren en las empresas, en los trabajos de costumbre y en las escuelas.


Te puede interesar: La señal WOW! es un misterio, pero quizá no del tipo extraterrestre






Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here